Viniegra de Arriba

 

A unos pocos kilómetros de Viniegra de Abajo, bordeando el río Ormazábal, aparece una de las Siete Villas que mejor ha conservado su arquitectura popular. Viniegra de Arriba, limítrofe con Soria, guarda todo el encanto de los pueblos serranos de antaño. Sus casas de piedra -algunas del medievo-, sus empinadas calles empedradas, sus corrales en lo alto del pueblo, a cuyas puertas sestea el ganado, su fuente de tres caños.


Es uno de los pocos pueblos riojanos que no ha perdido la tradición trashumante que hace unos años practicaban casi buena parte de los ganaderos de las Siete Villas. De ahí la existencia de cañadas que atraviesan estos parajes.

A tres kilómetros del núcleo urbano, en el Collado de San Miguel, se encuentra una necrópolis romana.

Su economía se fundamenta exclusivamente en la ganadería, con más de dos mil cabezas de ovejas, un centenar de vacas y una treintena de yeguas. Su término municipal es idóneo para la práctica cinegética.

La Iglesia Parroquial de la Asunción, construida en varias fases, concentra la riqueza patrimonial del municipio, del que destaca, sobre todo, su arquitectura popular, con edificios de estética rústica y sencilla, algunos de los cuales datan del siglo XVII.

 

 
© 2011 Asociación Las Viniegras. Todos los derechos reservados.