Viniegra de Abajo

 

La huella de los indianos ha quedado impresa en esta hermosa localidad a 70 kilómetros de Logroño. Numerosas casas palaciegas, situadas al borde de la carretera, contrastan con las construcciones de mampostería de los ganaderos, más sencillas pero de similar belleza. Su distribución a lo largo del río Urbión, afluente del Najerilla que nace en una laguna natural en la Sierra de Urbión, consigue del municipio un amplio espacio ideal para pasear por sus calles empedradas, salpicadas de huertas y de bancos de piedra. Toda la vega del río es de gran belleza.


 

Su historia es apasionante. El hallazgo de tumbas y una estela visigótica apuntan a la antiguedad de la fundación de esta villa, conocida como Lutia en época romana.

La ganadería, sobre todo lanar y bovina, es el principal recurso de la localidad, apoyada por la explotación forestal de choperas y pinares. Sus montes son ricos en variedades micológicas.

De su patrimonio artístico destaca la Iglesia Parroquial de la Asunción, un sólido edificio de piedra rojiza, y las ermitas de la Soledad, de San Millán y de Santiago. En esta última, se firmaron el pergamino de constitución de la antigua Confederación de las Cinco Villas y Valle de Canales y los estatutos del actual Colectivo de las Siete Villas-Alto Najerilla.


 

 
© 2011 Asociación Las Viniegras. Todos los derechos reservados.