Canales de la Sierra


Muy próximo a la frontera burgalesa, dista de Logroño 84 kilómetros. Atravesado por el río Najerilla, su casco urbano está unido con pequeños puentes de piedra de gran belleza.

La arquitectura serrana muestra en este municipio de cerca de un centenar de habitantes todo su esplendor: numerosas casas blasonadas junto a edificaciones de adobe con travesaños de madera en su segunda planta.

Canales obtuvo de Fernán González en el año 927 el primer texto foral riojano. De la huella dejada por Fernán González de su paso por esta villa destaca su palacio, con el típico balcón de las casas nobiliarias. Al norte de la población se hallan los restos de un antiguo poblado romano -la ciudad de Segeda- primitivo asentamiento de la villa de Canales.




Una de sus principales curiosidades es el papamoscas que se encuentra en la torre del reloj.

 

La ganadería es su principal fuente de ingresos, que completa con la explotación del monte y la caza.

La Iglesia de San Cristóbal es el elemento más característico de su patrimonio artístico. Reúne elementos románicos del siglo XII y otros de finales del XVII. Es una joya arquitectónica de una sola nave, con pórtico con techumbre de madera. La galería porticada, de estilo castellano, es única en toda La Rioja. De su interior destaca la pila bautismal del siglo XII.

De sus tres ermitas es digna de mención la de la Soledad, situada a 8 kilómetros del municipio, en un bello paraje junto a la zona de acampada. El conjunto de casas blasonadas de los siglos XVI al XVIII dan muestra del pasado esplendor de Canales de la Sierra.

 

 
© 2011 Asociación Las Viniegras. Todos los derechos reservados.